14% de los casos de COVID-19 notificados a la OMS son de trabajadores de la salud

Los trabajadores de la salud representan menos del 3 por ciento de la población en la gran mayoría de los países y menos del 2% en casi todos los países de ingresos bajos y medios. Sin embargo, alrededor del 14% de los casos de COVID-19 notificados a la Organización Mundial de la Salud (OMS) se encuentran entre los trabajadores de la salud, y, advierte el organismo que en algunos países, la proporción puede llegar al 35%.

«La pandemia nos ha recordado a todos el papel fundamental que desempeñan los trabajadores de la salud para aliviar el sufrimiento y tener vidas seguras. Ningún país, hospital o clínica puede mantener seguros a sus pacientes a menos que mantenga seguros a sus trabajadores de salud», declaró el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en una carta publicada el pasado jueves con motivo del Día Mundial de la Seguridad del Paciente.

La OMS lamenta que la COVID-19 ha expuesto a los trabajadores de la salud y sus familias a niveles de riesgo sin precedentes. Además de los riesgos físicos, la pandemia ha provocado niveles extraordinarios de estrés psicológico en los trabajadores de la salud expuestos a entornos de alta demanda durante largas horas, que viven con el miedo constante a la exposición a enfermedades mientras están separados de su familia y se enfrentan a la estigmatización social.

Antes de que llegara el COVID-19, continúa, «los profesionales médicos ya tenían un mayor riesgo de suicidio en todas partes del mundo. Una revisión reciente de profesionales de la salud encontró que uno de cada cuatro informó depresión y ansiedad, y uno de cada tres sufrió insomnio durante el COVID-19», asimismo la OMS destacó recientemente un aumento alarmante en los informes de acoso verbal, discriminación y violencia física entre los trabajadores de la salud a raíz del COVID-19.

El estatuto de los trabajadores de la salud de la Organización insta a todos los Estados Miembros y partes interesadas pertinentes a tomar medidas para: Establecer sinergias entre las políticas y estrategias de seguridad del personal sanitario y seguridad del paciente; y desarrollar e implementar programas nacionales de salud ocupacional para trabajadores de la salud en consonancia con las políticas nacionales de salud y seguridad ocupacional.

Asimismo, proteger a los trabajadores de la salud de la violencia en el lugar de trabajo; mejorar la salud mental y el bienestar psicológico; y, finalmente, proteger a los trabajadores de la salud de los peligros físicos y biológicos.