La espirometría es una evaluación para determinar alteraciones en vías aéreas superiores o inferiores y es importante para el diagnóstico de enfermedades de tipo respiratorio, así como para su seguimiento y control. Este examen evalúa los volúmenes y los flujos pulmonares, obteniendo un resultado numérico y una representación gráfica de los mismos.

Durante la prueba, el individuo inhala profundamente e inmediatamente se coloca la boquilla que está conectada a un instrumento denominado espirómetro, mediante el cual se registra la cantidad y frecuencia de aire inspirado y exhaladoen un período determinado. Al medir qué tanto aire el paciente exhala y con qué rapidez lo hace, la espirometría puede evaluar un amplio rango de enfermedades pulmonares.

Si un trabajador con frecuencia presenta síntomas parecidos a la gripe o alergias constantes, tal vez esté padeciendo de alguna enfermedad respiratoria como alveolitis alérgica, fiebre por inhalación de humos de metal, la fiebre por humos de polímeros, bronquitis, asma y enfisema. Cualquiera de estas afecciones puede ser causada por algún factor de riegos ocupacional

Espirometría ocupacional

La espirometría ocupacional permite determinar la capacidad pulmonar de un colaborador y establecer si las condiciones del área de trabajo pueden estar afectando su salud respiratoria.

La mala ventilación, trabajar en espacios cerrados, el calor en industrias químicas, así como la exposición al polvo, humo, gases, vapores o rocío en exceso pueden deteriorar la función pulmonar. Esta información es necesaria para tomar medidas de prevención y protección respiratoria dependiendo del cargo, el factor de riesgo y la fuente de exposición.

En el ámbito laboral, la información proporcionada por la espirometría ocupacional permite determinar si los factores de riesgo ocupacional a los que se encuentran expuestos los trabajadores pueden estar deteriorando la función pulmonar y, por lo tanto, su salud.

Más información: https://medlineplus.gov/ y https://protegerips.com/

Anuncios