¿Cuál es la utilidad de una espirometría?

El 14 de octubre del año 2010, en España se celebró el primer Día Mundial de la Espirometría, una efeméride promovida a nivel mundial por la European Respiratory Society (ERS). Pero ¿qué es y cúando debe hacerse una espirometría?

La espirometría es el estudio más utilizado y recomendado para evaluar variados síntomas porque es sencillo, no invasivo y de bajo costo para los primeros diagnósticos de dolencias respiratorias. Puede aportar información sobre el funcionamiento de pulmones, bronquios, tráquea y músculos respiratorios.

La espirometría puede ser utilizada desde los 3 años porque no requiere muestras de sangre, anestesia ni ayuno. Se efectúa en alrededor de 20 minutos.

¿Cuándo hacerse una espirometría?

– Cuando tenga síntomas respiratorios tales como tos, catarro, silbidos en el pecho o falta de aire al hacer esfuerzos.

– Si es fumador o ex fumador.

– Si tiene una enfermedad respiratoria ya diagnosticada, como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis pulmonar u otras vinculadas al hábito de fumar. 

– Si está involucrado en actividades laborales vinculadas a industria minera, textil, química, metalúrgica o maderera, entre otras. 

– Si va a someterse a una cirugía o si va comenzar a practicar un deporte.

¿Cómo se hace una espirometría?

El paciente se sienta en una silla y sopla fuerte varias veces dentro de un aparato diseñado para medir la cantidad y fuerza del aire espirado.

De ese modo es posible medir el volumen de aire exhalado y detectar trastornos que comprometan el pasaje de aire a través de los bronquios, como con frecuencia se observa en personas con asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).